31 de enero de 2013

Mejora tu tesorería gracias a la Internacionalización

La disponibilidad de cash en una coyuntura tan dura como la actual, es trascendental para la Pyme, por eso la venta a mercados exteriores con las debidas garantías, es una oportunidad a explotar al alcance de la pyme, como explicamos a continuación. Al mismo tiempo, mejora el atractivo de la empresa para las entidades financieras, pues son conscientes que la internacionalización es una garantía de crecimiento, de aumento del negocio bancario y de mejora de la capacidad para devolver los créditos.
internacionalización de empresas, comercio exterior, crédito documentario
Por otra parte, la apertura de mercados en otros países es un seguro contra la caída de la demanda o los precios en el mercado local o en alguno de dichos países y en definitiva contribuye a diversificar los riesgos. Además, a nivel empresarial, el acceso a mercados exteriores provee grandes beneficios como son la mejora en procesos y presentaciones de productos, la mejora de la rentabilidad, la ampliación de mercados, la mejora de la imagen local y el desarrollo de la capacidad de gestión, ventajas que deben ser aprovechadas, para enfrentarse a un competidor internacional que también desea entrar en el mercado local.

Sin duda, exportar significa un gran esfuerzo, la buena noticia es que está al alcance de cualquier empresa, aunque sea pequeña, ya que es posible externalizar el Departamento de Internacionalización con rapidez, con profesionalidad ycon costes reducidos. Por el contrario aquellas empresas que no creen que valga la pena, confiadas en que su participación en el mercado local es la base de su rentabilidad y solvencia, van a estar muy expuestas a perder su sustento a manos de un competidor externo
Dicho lo anterior, volviendo al tema central del post, vamos a explicar como la internacionalización nos puede ayudar a mejorar la tesorería de nuestra empresa.

Existen numerosos instrumentos de financiación y menos de tesorería propiamente dichos y entre ellos cabe citar los siguientes:

En primer lugar, es importante recordar la aceleración de los plazos de pago. En nuestro país por imperativo legal, el plazo máximo de pago entre empresas privadas no puede superar los 60 días. Sin embargo, la evidente dificultad que supone operar en la situación económica actual, dada la deficiente liquidez de nuestra economía y el elevado índice de endeudamiento, hace que la realidad sea otra y que se incremente el porcentaje de empresas y operaciones en las que los plazos de pago son muy superiores a los 60 días permitidos.


internacionalización, exportar, "Cash in Advance",Cash Against Document
Mejora liquidez

Siempre se ha dicho que la forma de cobro más segura es pedir a nuestro cliente que realice la apertura de un Crédito Documentario. Que sea la más segura no significa que podamos pedir a nuestro cliente que asuma el coste de hacerlo ya que el Importador deberá mantener en el banco el 100% de la cantidad formalizada y desembolsada antes de realizar la operación (consumiendo así parte de las líneas de crédito concedidas) lo que en algunos países emergentes no es viable y además puede resultar muy caro.
Sin embargo, en el Comercio Internacional existe una amplia variedad de formas de pago en función de la confianza que tenemos en el cliente, el riesgo que estamos dispuestos a asumir y de su coste. Ahora bien, en el entorno tan competitivo como el actual, se trata de contribuir a mejorar la liquidez de nuestra empresa pero sin perjudicar a nuestro cliente.
Cuando no existe confianza entre las partes porque acabamos de iniciar la relación comercial es conveniente exigir el método de pago llamado "Cash in Advance" (CIA) o "Pago por adelantado". La mercancía se envía al importador una vez el exportador ha cobrado el importe correspondiente de la mercancía.

Cuando confiamos en el cliente podemos utilizar el pago Contra Documentos o “Cash Against Document” (CAD) como sistema de pago, el cual consiste en transferir al Importador los documentos que representan la propiedad de la mercancía una vez efectuado el pago de la misma.

La desventaja de ambos sistemas de pago es que el cliente no puede ver la mercancía hasta que no ha efectuado el pago, lo que puede generar desconfianza. .Para evitarla, como forma habitual de cobro podríamos utilizar una combinación de ambas (CIA + CAD) a la que podemos añadir pago diferido, dando así al cliente la opción de poder revisar la mercancía antes de terminar el pago de la misma, sin olvidarnos de asegurarlo para evitar problemas de impago.

En conclusión, cuando vendemos en el exterior existen opciones de cobro que nos van a permitir mejorar la tesorería de nuestra empresa porque vamos a cobrar una parte importante del pedido antes de servirlo al mismo tiempo que agilizamos el proceso y no gravamos a nuestro cliente con gastos innecesarios 

0 comentarios:

Publicar un comentario